La energía eléctrica es uno elemento indispensable en nuestra vida cotidiana, el cual debe ser un servicio continuo y de calidad; objetivo que se logra a través de Sistemas Eléctricos de Potencia (SEP), los cuales están integrados de componentes, cada uno con características y funciones especificas que en conjunto logran el buen funcionamiento del sistema. Uno de estos componentes son las subestaciones.

Este método se utiliza principalmente en la instalación de líneas de comunicación (a través de fibras ópticas y cables de datos), servicios de conducción de agua a presión, electricidad, gaseoductos y oleoductos.

La perforadora utiliza un emisor de ondas electromagnéticas que nos permite conocer en todo momento la localización de la punta de perforación así como su inclinación.

Las subestaciones eléctricas tienen como funciones principales:

  • Interconectar a través de interruptores circuitos entre sí con las mismas características de potencia, pueden ser de transmisión o de distribución, de alta o de media tensión
  • Transmitir de un sistema a otro mediante transformadores la potencia con el voltaje y corriente deseado.
  • Medir las características de señal eléctrica por medio de transformadores de medida
  • Unir o separar circuitos con Seccionadores
  • Compensar la caída de tensión final de la línea de transmisión (bancos capacitores)
  • Proteger contra descargas a través de los pararrayos

Para prolongar la vida de las subestaciones se requiere aplicarle una Gestión de Mantenimiento Integral los cuales pueden ser según el momento en que se realizan:

  1. Mantenimiento preventivo: mantenimiento planificado que consiste en revisar con cierta frecuencia el estado de las subestaciones antes de que ocurra una falla o avería.
  2. Mantenimiento correctivo: mantenimiento reactivo que actúa ante la presencia de un error en el sistema, se realizan las reparaciones o reemplazos necesarios.
  3. Mantenimiento predictivo: revisión contante de la condición técnica, mecánica y eléctrica para determinar reemplazos preventivos.
  4. Mantenimiento proactivo: es una planificación de operación para revisión periódica y análisis del mantenimiento y procedimientos de la subestación.

Los principales objetivos de realizar un Mantenimiento Integral son:

  • Evitar interrupciones de energía
  • Disminuir los riesgos de accidente al personal
  • Recuperar el desempeño
  • Prolongar la vida útil de los equipos
  • Evitar responsabilidades legales relativas al medio ambiente y seguridad.
  • Determinar la presencia de fallas.
  • Mantener niveles de producción constante en calidad y cantidad.

La frecuencia para realizar un mantenimiento integral no debe ser mayor a un año; sin embargo para poder realizar diagnósticos preventivos y predictivos se recomienda un lapso menor de tiempo entre estos.

Cotizaciones

Gracias por contactarnos, por favor responda la siguiente información:

Información del solicitante






Información requerida
para elaborar su cotización











Si tiene fotografías del lugar donde se van a realizar los trabajos por favor adjuntelas: